Localizar los pensamientos negativos

Un primer paso para aumentar tu autoestima es localizar los pensamientos negativos.

El darte cuenta de cómo te hablas en cada momento y qué tipo de pensamientos rondan tu cabeza continuamente te ayudará a tomar conciencia de los pensamientos más frecuentes en tu cabeza y de cómo te afectan.

¿Qué son los pensamientos negativos?

Los pensamientos negativos son ideas negativas que surgen en tu cabeza sin que las busques y producen una serie de emociones negativas que te afectan.   

Puede que te digas a ti mismo cosas como:

– «No voy a ser capaz de terminarlo”

-“Debería dejarlo”

-«Soy tont@ por intentarlo”

-Etc.

Este tipo de pensamientos te afectan negativamente haciendo que tu autoestima disminuya.

Los pensamientos negativos más frecuentes

1. Adivinar el futuro

Los seres humanos pensamos que podemos predecir lo que ocurrirá en el futuro.

Tenemos pensamientos como: «es tontería intentarlo porque no voy a conseguirlo», «no voy a emprender mi propio negocio porque se irá a la quiebra»,…

Este tipo de pensamientos te paraliza, hace que te rindas y que olvides tus sueños y tus objetivos.

2. Blanco o negro

Los pensamientos del tipo blanco o negro se caracterizan por no tener puntos intermedios, son pensamientos extremistas.

Tales como: «soy un completo fracaso», «he cometido este error no valgo para nada»,…

Debemos de localizar los tonos grises de esos pensamientos, los pensamientos intermedios que se hayan entre un extremo y otro.

3. Generalizar

Generalizar es otro de los pensamientos negativos más comunes, son pensamientos como:

«Nunca hago nada bien», «siempre se me caen las cosas»,…

Los términos siempre, nunca, etc. Son muy extremistas, seguramente no sean reales, es mejor que pruebes a usar otros términos como: la mayoría de las veces, la mayor parte del tiempo, en algunas ocasiones, etc. 

4. Tener expectativas poco realistas

Muchas veces nos ponemos metas enormes que son muy difíciles de alcanzar, lo que nos produce una gran frustración y hace que abandonemos.

Lo mejor es ponerse metas pequeñas que unidas te lleven a tu gran objetivo.

Por ejemplo: Decir que quieres perder 5 kilos en una semana es una meta poco realista. Un objetivo más realista sería decir, esta semana voy a salir a correr tres días durante 20 minutos, la semana que viene haré 30 minutos y así sucesivamente.

5. Disminuir las cosas positivas

Cuando tenemos baja autoestima tendemos a ver el lado negativo de todo lo que nos pasa y no vemos para nada las cosas buenas que pueden estar ocurriéndonos

Pensamientos como: «he sacado un 6 en el examen, debería haber sacado más nota», «la presentación me ha salido regular, podría haberlo hecho mucho mejor», …

6. Autoculparse

La culpa es una de las características más comunes si sufres de baja autoestima

La culpa aparece tanto por tus propios errores como por los que no has cometido, es decir, puedes llegar a atribuirte responsabilidades que no son tuyas.

La culpa no es negativa, pero cuando la extendemos a cualquier situación o aspecto de nuestra vida, nos produce un gran malestar, que nos impide vivir felices.

Ejercicio

Para localizar los pensamientos negativos y obtener otros que te ayuden, te propongo este ejercicio.

Descárgatelo y una vez que termines reflexiona sobre las siguientes preguntas:

-¿Serías capaz de hablarle a un/a amigo/a cómo te hablas a ti mismo?

-¿Qué le dirías a tu mejor amig@ si estuviera en esa situación?

– ¿Qué te impide hacerlo contigo?

Este ejercicio te va a ayudar a darte cuenta de la forma en la que te hablas continuamente y te dará la principal causa de tu baja autoestima.