Cómo superar una ruptura de pareja

Cómo superar una ruptura de pareja

La ruptura de pareja es uno de los duelos más difíciles a los que tenemos que enfrentarnos, por eso hoy quiero dejarte las fases del duelo tras una ruptura y algunos consejos que te ayudarán a superarla.

Si estás leyendo esto es porque seguramente estás pasando por una ruptura y estés sufriendo tanto que no sabes qué hacer.

Seguramente estás pensando en esa persona continuamente y deseas volver con ella a toda costa.

Quieres entender por qué la relación se ha acabado y terminar con el sufrimiento y el dolor que inundan tu cuerpo ahora mismo.

Superar una ruptura no es fácil, desde luego no es algo que queramos hacer cada día, conlleva mucho dolor. Durante un tiempo te has acostumbrado a estar con esa persona y ahora no te imaginas vivir sin ella, seguramente pienses que no puedes continuar y que ya nada merece la pena, pero lo cierto es que no es así.

Sé que ahora verás las cosas muy mal, que seguramente quieres volver con esa persona y que todos los momentos malos de la relación se están borrando y solo aparecen los buenos, pero si esa relación se ha roto existe un motivo que no puedes ni debes olvidar.

El duelo por una ruptura consta de las siguientes fases:

1. Fase de negación

En esta fase la persona niega que se haya producido la ruptura, normalmente la negación sirve como protección frente a lo ocurrido. Se niega a ver la realidad y actúa como si la ruptura no hubiera pasado o fuera algo pasajero.

Esta etapa suele ser breve.

2. Fase de ira

Esta fase se caracteriza por la rabia y el enfado, tanto hacía una misma como hacía la otra persona. La búsqueda de culpables predomina en esta fase. Puede que culpes a la otra persona por lo que ha pasado o a ti misma.

Puede aparecer la venganza.

3. Fase de negociación

Esta fase es un poco «peligrosa» si no se gestiona bien. En esta fase se intentan buscar soluciones para sentirse mejor, algunas de ellas pueden ser: contactar de nuevo con esa persona, enviar mensajes, verle a menudo, etc.

Es común que en esta fase aparezcan continuos deseos de volver con esa persona.

4. Fase de depresión

Una vez llegas a esta fase entiendes realmente que la relación se ha acabado y que no hay vuelta atrás. Es aquí cuando aparece la tristeza, no tener ganas de nada, la desesperanza, etc.

Puede que en esta fase experimentes insomnio o por el contrario ganas de dormir todo el día, que no tengas ganas de comer, de salir, etc.

5. Fase de aceptación

Esta es la última fase del duelo y se caracteriza por la aceptación, en esta fase comienzas a aceptar la ruptura de la relación, no significa que no te duela, pero comienzas a entender que si ha pasado es porque era lo mejor para los dos.

Comenzarás a tener esperanzas por el futuro y a dejar de pensar tanto en tu expareja.

Superar una ruptura no es un proceso lineal como puedes ver, es normal que te sientas como en una montaña rusa emocional dónde un día quieres comerte el mundo y estás cargada de energía y esperanza y al día siguiente no quieres levantarte de la cama.

El duelo es algo complejo, que requiere su tiempo para poder superarlo, pero te aseguro que no eres la única y que vas a salir de ello.

A continuación te dejo una serie de consejos que te harán más llevadera la ruptura.

Comienza a mejorar tu autoestima

¡Es hora de dedicarte tiempo y de mimarte a ti misma!

Si no te quieres a ti misma, si no te valores es probable que atraigas a tu vida personas que tampoco lo hagan, por eso es importante empezar a potenciar tu amor propio, aceptarte con tus cualidades y defectos y empezar a valorarte y quererte por ti misma y sobre todo a disfrutar de tu compañía.

Si necesitas ayuda en este aspecto puedes informarte de mis programas aquí.

Libera tus emociones

Si te apetece llorar ¡llora!, si te apetece reír ¡ríe!

No reprimas tus emociones, todo lo contrario ¡suéltalas!

Las emociones nos ayudan a liberar todo lo que tenemos en nuestro interior y eso te ayudará a soltar todo el dolor y la tristeza que sientes.

Permítete tener días grises en los que no te apetezca hacer nada 🙂

Practica la resiliencia

Cuando una relación se rompe es normal adoptar la actitud de victima y empezar a decir cosas como «por qué todo me pasa a mí», «ya nunca encontraré a nadie que me quiera como él»,…

Así lo único que hacemos es alimentar nuestro dolor y no dejar que salga. Lo mejor que puedes hacer es comenzar a practicar la resiliencia, esa capacidad que tenemos todos los seres humanos para salir adelante en momentos difíciles.

Entiende que si esto te ha pasado es porque tienes algo que aprender de ello y porque lo que vendrá después será mucho mejor.

Puede que esa relación se haya acabado porque tenías que aprender a pensar en ti y a trabajar en tu amor propio para que la siguiente relación que venga sea mucho más sana.

Rodéate de gente y práctica actividades que te gusten

Sé que cuando se está pasando por una ruptura lo último que te apetece es salir y conocer gente, pero tienes que intentarlo, puedo que la primera y la segunda vez no te encuentres mejor, pero te aseguro que a la tercera no querrás dejar de hacerlo.

Rodéate de amigos y de gente que te quiere y disfruta de esos momentos.

Haz actividades que te gusten, apúntate a clases de baile, de pintura o de boxeos si hace falta para empezar a liberar endorfinas y dejar de pensar.

Lo más importante a la hora de enfrentarte a una ruptura es entender que si la relación se ha roto ha sido por algo y sobre todo hay que dejar de idealizar la relación y pensar solo en lo bueno vivido.

De todos los duelos se sale, te llevará más o menos tiempo, pero te aseguro que conseguirás salir de ello y más fortalecida que nunca.

woman-standing-on-beach-showing-heart-sign-2918563

DESCÁRGATE MI GUÍA GRATUITA