La ley del espejo

la ley del espejo

La ley del espejo es una poderosa herramienta de autoconocimientos que te ayudará a encontrar la paz interior y a mejorar tus relaciones personales y profesionales.

¿Qué es la ley del espejo?

La ley del espejo nos dice que todo lo que vemos en el exterior es un reflejo de lo bueno y lo malo que ocurre en nuestro interior.

Seguro que alguna vez te ha molestado algo muy concreto de una persona por ejemplo, puede molestarte que tu pareja sea desordenada, porque a ti te gusta el orden.

Cuando nos molesta o disgusta algo de otra persona en el fondo estamos reflejando algo que no queremos reconocer de nosotros mismos y que debemos hacerlo para poder aprender.

Con esta ley lo que se pretende es comenzar un proceso de autodescubrimiento y observar qué nos molesta de los otros para conocernos a nosotros mismos y poder seguir evolucionando.

¿Cómo usar la ley del espejo?

1. El opuesto

En esta situación lo que nos molesta es que una persona tenga algún aspecto contrario a nosotros.

Por ejemplo, puede que tú seas una persona organizada con tu trabajo y te molesta que un compañero tuyo sea espontáneo y no planifique nada.

En este caso, lo que tenemos que aprender es a encontrar el equilibrio. Aprender a dejar de ver la vida en blanco y negro y entender que existen los puntos intermedios.

2. Lo semejante

En este caso, lo que te molesta es un aspecto que tu posees, es algo de ti que no te gusta y que rechazas. Por ejemplo, puede que no te guste la gente que no es cariñosa y que sea un aspecto que tú poseas y no te guste de ti misma.

Aquí lo que tenemos que aprender es a aceptar nuestros defectos y cambiarlos si lo deseamos.

3. Las expectativas

Las expectativas son una forma de idealizar cómo una persona tiene que ser o comportarse y nos generan mucho sufrimiento cuando éstas no se cumplen, aunque son irracionales.

Esta situación se da mucho en las relaciones de pareja, idealizamos cómo queremos que sea esa persona y cuando no cumple con las expectativas que tenemos intentamos que cambie.

Tenemos que aprender que hay cosas que escapan a nuestro control y aceptar a cada persona tal y cómo es.

4. Le haces lo mismo a otra persona

En esta situación, nos molesta que una persona nos trate de una forma, porque nosotras no le tratamos así. Sin embargo, si lo hacemos con otros.

Por ejemplo: te molesta que tu jefe te grite y tú con él no lo haces, pero si le gritas a tus hijos, a tu pareja, etc.

En este caso, tenemos que aprender a tratar a los demás como nos gustaría que nos tratasen a nosotras mismas.

Estas situaciones nos pueden ayudar a aprender lo que nos gusta de nosotros y podemos potenciar y lo que no nos gusta y tenemos que aceptar y transformar.

Si consigues aplicar esta ley en tu día a día, te aseguro que dejarán de molestarte las actitudes de las personas, porque conseguirás aprender lo que necesitas para seguir creciendo y conseguirás mejorar las relaciones con tu entorno.

Como te decía al inicio, es una gran herramienta de autoconocimeinto que si aprendemos a usar en nuestro día a día, nos traerá muchos beneficios.

woman-standing-on-beach-showing-heart-sign-2918563

DESCÁRGATE MI GUÍA GRATUITA